Árbol musical Waldorf, instrumento y juguete educativo.

Porque visualmente es precioso y porque también es un instrumento musical, el árbol musical de Waldorf es mucho más que un juguete de madera.

Una de las cosas que destacaría de este juguete es su sencillez además de su cuidadísima estética.

Esta hecho con materiales naturales lo que le hace ser un juguete respetuoso con el medio ambiente y a su vez muy resistente.

Su gama de colores y el sonido que produce lo hace muy llamativo para los niños. Este juguete es una buena manera de introducir a nuestros hijos al mundo musical. El sonido de las canicas cayendo fascina y engancha tanto a nuestros hijos como a los adultos.

Los niños juegan a lanzar una y otra vez las canicas, de una en una, seguidas, todas a la vez desde lo alto del árbol o desde uno de los pétalos para ver como caen las canicas y escuchar el sonido de estas al chocar con la madera de los pétalos.

De esta manera, el niño puede ir escuchando algo similar a una escala musical cambiando de grave a agudo.

Es muy atrayente para todos, incluso para aquellos niños más movidos e inquietos y que invita a la relajación.

También es bueno para trabajar la motricidad fina y la precisión de nuestros pequeños ya que tienen que manejar canicas e ir colocandolas en las diferentes hojas.

Recomendaciones.

Como tienen que manipular canicas, el fabricante recomienda su uso a partir de los 3 años. Puede ser peligroso por si se lo meten en la boca, pero creemos que esto depende de cada niño. Es un juguete que aconsejamos se juegue  bajo la supervisión de un adulto para evitar accidentes. Por esto, es un buen momento para compartir tiempo juntos. En nuestro caso, nuestro hijo lo tiene desde los 2 años,  pero él no se suele llevar los objetos a la boca.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *